El Parque Natural de Sierra María-Los Vélez, declarado como tal en 1987, es el más septentrional de la provincia. Posee unas 22.500 hectáreas de una belleza espectacular, donde se combinan agrestes relieves, la frondosidad de sus bosques y sus cumbres nevadas durante el invierno, que rompen con la aridez que rige el paisaje de Almería.

 

La biodiversidad vegetal del Parque incluye más de 1.200 especies, siendo una de sus formaciones más representativas el encinar, que se ubica a más de 1.000 metros de altitud. Pero la mayor mancha vegetal la ocupan los pinares, encontrándose dos especies: el pino laricio y el carrasco. La flora del espacio alcanza un notable interés por sus endemismos.

 

Las rapaces surcan los cielos, no siendo difícil distinguir la silueta de algún águila real, calzada y culebrera, ratonero, gavilán, azor o un halcón peregrino. Tras su reintroducción, también existe una numerosa colonia de buitre leonado.


Los mamíferos se encuentran bien representados en estos bosques, destacando el gato montés, la gineta, el zorro o el turón, compartiendo su hábitat con ardillas rojas y otros reptiles.